Amlac

imprimir

Casa de los Amigos (México). Testimonio de Nicholas Wright

En cada número del boletín de noticias AMLAC iremos compartiendo las diferentes ponencias del Encuentro de Iglesias Históricas de Paz. En esta oportunidad entregamos el testimonio del hno cuáquero Nicholas Wright quien trabaja en la Casa de los Amigos

Yo me llamo Nicholas Wright, y vivo con mi familia en la Ciudad de México. Soy de California del Norte en los Estados Unidos, pero he vivido en la ciudad de México prácticamente los últimos nueve años. Durante este tiempo siempre he vivido y trabajado en la Casa de los Amigos, y vengo a la Conferencia de Iglesias Históricas de Paz en América Latina como representante de esta institución.

Para mí esta labor ha sido un camino social y profesional, pero también espiritual, una labor tanto personal como de trabajo. De hecho no ha sido mucha división entre los dos, y me imagino que muchos de los participantes en esta Conferencia dirían lo mismo sobre sus diversas labores de paz y justicia social. He experimentado reflejos innumerables y extraordinarios entre la trayectoria de la organización con que trabajo, y mi propio camino espiritual. Quizás esta reflexión es una verdadera coyuntura, o quizás solo mi percepción donde estos dos elementos de mi vida han convergido.

INTRO A LA CASA: La Casa de los Amigos, A.C. (Asociación Civil) es un Centro Cuáquero de Paz y Entendimiento Internacional que se fundó por la comunidad cuáquera en la capital mexicana en 1956. Fue fundada por un grupo de Amigos visionarios que querían proveer una base fuerte para un proyecto que ya era muy activo en México, de campamentos de trabajo con jóvenes nacionales e internacionales en comunidades rurales, que inició en 1939. A la vez, querían establecer una organización de paz, justicia social y amistad internacional que haría “el trabajo de los Amigos en México.” Casa de los Amigos siempre ha sido un esfuerzo internacional, y siempre ha estado en estrecha vinculación con la Junta Mensual de la Ciudad de México (Cuáqueros), una Junta no-programada nombrada oficialmente como Junta en 1946.

HISTORIA: La historia de la Casa ha sido muy rica, larga y variada, y se ha generado proyectos, relaciones, amistades y ondas incontables. Ha podido directamente apoyar al buen trabajo de miles y miles de actores sociales, grupos y organizaciones mexicanas e internacionales de todo el mundo. De su historia, se destaca el programa conjunto con el AFSC de los campamentos de trabajo, las actividades sociales y culturales por casi 20 años del Comité Juvenil de la Casa de los Amigos, los más de diez años del Programa de Asistencia de Emergencia a Refugiados Centroamericanos, la participación de la Casa después del terremoto de 1985 y la coordinación de donativos y voluntarios internacionales, y la vinculación entre voluntarios extranjeros con organizaciones mexicanas. A mi me encanta compartir las múltiples etapas de la historia rica de Casa de los Amigos, pero vengo a la conferencia como un representante del trabajo y testimonio vivo de la Casa hoy en día.

HISTORIA RECIENTE: Como la historia de cualquier buen Amigo, la Casa ha pasado por sus periodos de oscuridad y búsqueda. Al principio del nuevo milenio, la Casa entró un periodo que ahora referimos a una crisis institucional. La crisis consistía en cuestiones difíciles sobre planeación programática, diferencias personales entre los líderes de la Casa, debilidad institucional, una ruptura con la Junta Mensual, y la lucha complicada de incorporar una animada y floreciente casa de huéspedes en las actividades diarias de la organización. La Casa iba a la deriva, sin dirección fija. Un grupo de personas comprometidas con la Casa se reunieron para intentar discernir colectivamente si el proyecto de la Casa ya estaba terminado, y si no, qué debían hacer. Una gran comunidad internacional dijo firmemente que la institución no debía cerrar. El grupo formó una nueva Asamblea que inició un proceso riguroso de reorientación y reorganización. En 2006 la Casa celebró su aniversario quincuagésimo, y aprovechó la gran ocasión para públicamente lanzar nuevos programas y rededicarse ante la sociedad a la misión de sus fundadores de “hacer el trabajo de los Amigos en México” y “buscar una mejor convivencia humana.”

LA CASA HOY EN DÍA: Me gustaría describir dos partes profundas que yo percibo del trabajo de la Casa: el lado concreto, cuantificable, y programático; y el lado experimental, trascendental, y ministerial.

Primero, hoy en día la Casa es una organización multifacético y diversa. Es:

• Una ONG mexicana legalmente constituida de paz y entendimiento internacional

• Un centro comunitario con muchos eventos y actividades abiertos al público

• Una casa de huéspedes orientada hacia el trabajo de paz, la solidaridad y amistad internacional, el servicio y la justicia social

• La sede de la Junta Mensual de la Ciudad de México (Cuáqueros)

• Un hogar familiar y comunal de muchas personas.

Los Programas de Hospitalidad, Migración, Justicia Económica y Voluntariado están activos, articulados y son vistos como aportaciones importantes por la sociedad civil capitalina mexicana.

HOSPEDAJE SOLIDARIO: Dentro de este contexto quiero mencionar el Programa de Hospedaje Solidario, en que la Casa ofrece alojamiento y hospitalidad a migrantes, refugiados, solicitantes de asilo, y víctimas de trata de personas. Este trabajo inició desde el proceso de reorganización de la Casa, en que se decidió retomar el hilo del trabajo de ayuda a refugiados de los años 80´s, y hasta con refugiados españoles en los 40´s. Empezó poco a poco, pero llegó a ser plenamente una obra que aprovechó de las verdaderas fuerzas únicas de la Casa: hospitalidad sincera, comunidad, buena voluntad, diversidad fantástica, solidaridad calurosa, seguridad, convivencia a todo dar. Todas las calidades difíciles de describir, imposibles de contar, mucho menos de vender, pero cuando las conoces experimentalmente—inconfundibles. En octubre del año pasado se acercó a la Casa el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados en México buscando abrir un convenio general de cooperación directamente con la Casa de los Amigos para reservar permanentemente espacio en la Casa para refugiados y solicitantes. Este fue un reconocimiento preciso y público del valor y verdadera importancia de estos cultivos escurridizos.

APORTACIÓN MINISTERIAL: Estos programas dan una estructura y una síntesis organizativa de las fuerzas probadas de la Casa y su comunidad. A pesar de esto, la Casa de los Amigos es conocida por lo que aporta al mundo que es “más allá de las palabras,” y a veces no es tan seguro cual aportación es la más importante. Los voluntarios, personal, huéspedes y visitantes a la Casa comparten un pacto para construir y mantener un espacio. Este espacio es pintado diario con la práctica de una hospitalidad sincera, una solidaridad auténtica y nacida del amor y el Testimonio de Igualdad, es un lugar seguro, abierto y tolerante. La mesa en el comedor o la sala de huéspedes, hecha sagrada una y otra y otra vez. Aquí se atrae personas de fe, de buena voluntad, creativas y abiertas para conocer, compartir, dar, y aprender del otro. Todos son bienvenidos aquí.

LET YOUR LIFE SPEAK: Las acciones de la Asociación Civil son importantes—la educación sobre los raíces de la pobreza y la migración, el hospedar a refugiados, las comidas compartidas entre personas cruzando culturas y fronteras, y las acciones en favor del medio ambiente. Pero más importante aún es que es evidente “el lugar de donde provienen” estos gestos. Estas acciones, tanto individuales como comunitarias, son un resultado claro del intento de congruencia entre las acciones y las creencias, entre el comportamiento y los valores más profundos. Sabemos experimentalmente que comportarse así es un acto liberador y revelador. Y, además, sabemos que es contagioso. Jorge Fox nos dejo con el mensaje, “dejen que sus vidas hablen.” A través del trabajo de la Casa de los Amigos, todo un conjunto de vidas hablan.

TESTIMONIO VIVO: Cuando las personas entran y conviven en la Casa de los Amigos, pueden llegar a tener una experiencia transformadora. Hemos escuchado cientos de testimonios de personas que tuvieron experiencias en la Casa que les llegó a cambiar sus trayectorias y sus vidas. Organizativamente, el equipo coordinador se enfoca en el trabajo programático, la planeación y evaluación, y los objetivos. Pero sabemos que al fondo de todo, la fuerza principal de la Casa es su testimonio de paz y los valores en plena acción, es su ejemplo vivo, visible y público de una manera alternativa de estar en el mundo.

Casa de los Amigos

 

 

 

Loading

Esta semana oramos por:

Banner wiki

2010 Amlac.