Amlac

imprimir

La regla del amor

Ron Adams

por Ron Adams.

Traducción AMLAC.

Mi hermano Jim era una buena persona. Lleno de alegría y picardía. El siempre estaba listo para la aventura. Todo el mundo amaba a Jim, y él amaba a todos. Lo extraño.

En 1989, a los 30 años, Jim acabó con su vida. Había estado luchando contra la depresión por varios años. El estaba con medicación y con terapia. Pero nada de eso lo mantuvo con vida.

Después de enterarme de la muerte de Jim, volé a Texas para estar con mi familia. Mi hermano David me fue a buscar al aeropuerto. Me dijo que había algo que debía saber. Mi hermano Jim era homosexual.

De todos nosotros los niños, Jim era el más devoto al cristianismo. En su nota de despedida, nos dijo que todo lo que él quería hacer era servir al Señor. También nos dijo que era imposible para él hacerlo por ser quien era.

Para que quede claro, lo que mató a mi hermano fue su depresión, no su orientación sexual. Como es el caso de la población en general, la mayoría de la gente gay se encuentra en buen estado de salud mental. No hay una conexión intrínseca entre la orientación de Jim y su depresión. Pero sí hay una conexión entre su teología y su muerte.

La teología con la que Jim y yo crecimos estaba basada en la lectura literal de la Biblia.

No había espacio para los matices o la interpretación. La Biblia decía lo que decía. Mirando atrás, puedo decir con certeza que adorábamos la Biblia. La Biblia era nuestro Dios. Esto significa que si la Biblia parecía condenar algo o alguien, entonces Dios lo condenaba también.

Jim creció escuchando por su iglesia que estaba condenado. No porque fuera especialmente infiel o hubiera cometido un pecado imperdonable. El estaba condenado por ser como había nacido. Un hombre gay.

Jim internalizó esta teología y los sentimientos de condenación y odio hacia si mismo que le produjeron. Añadiendo a eso una depresión crónica el resultado fue letal.

Lo que más me preocupa de nuestro debate actual sobre la sexualidad es la forma abstracta en que lo hacemos. Hablamos de ella como si fuera un asunto o tema de debate teológico. Como los fariseos, hablamos como si la única cosa en juego fuera nuestra pureza teológica. En el proceso, deshumanizamos a nuestras hermanas y hermanos LGTB. Son los otros que deben ser purgados si queremos seguir siendo cristianos buenos y justos.

Mi hermano Jim no era una abstracción. El no era un tema a debatir. El era un joven dulce, amable y cariñoso.

Existen directrices denominacionales respecto a la conductas de los pastores. Estas directrices incluyen consecuencias para pastores que bendicen seguidores de Jesús cuyas parejas son del mismo sexo. Yo no espero que eso cambien en el corto plazo.

Pero hablando como pastor, si a mi me piden que elija entre seguir esas directrices y dar la bienvenida y bendecir a alguien, cualquier persona, que busca seguir a Jesús, yo voy a recibir y bendecir.

La historia de Jesús revela que el pecado al que la gente religiosa es más propensa es la de colocar el regla de la ley sobre la regla del amor. Al hacerlo, nos ponemos en desacuerdo con el Jesús que decimos servir, el que comía con aquellos que la gente religiosa consideraba impura, indigna y desagradable. Nuestra búsqueda de pureza teológica nos condena.

Hablando como hermano, me pregúnto lo que habrá sido si Jim perteneciera a una iglesia que le hubiera dicho que el era un hijo amado de Dios, hecho a imagen de Dios, totalmente bienvenido y bendecido.

Me pregunto cómo hubiera sido tener un pastor que le hubiera dicho a Jim que su orientación sexual era un regalo de Dio para ser celebrado y que su pareja era bienvenida en el servicio de adoración, también.

Me pregúnto lo que podría haber sido tener a Jim aceptándose como alguien capaz de servir a Dios sin rechazarse a si mismo porque ser lo que él sabía que era.

Nunca lo sabré, nada de eso ocurrió. La iglesia le ha fallado a Jim. No lo mató. Pero tampoco le ofreció el amor y recibimiento que tanto necesitaba.

 

Ron Adams es pastor de la iglesia Menonita de Madison (Wis.)

The Mennonite (The magazine of Mennonite Church USA.)

 

 

 

Loading

Esta semana oramos por:

Banner wiki

2010 Amlac.