Amlac

imprimir

Religión y política:

El pan y la levadura de los fariseos y de Herodes (Marcos 8)

Por Victor Pedroza Cruz*

14 Los discípulos habían olvidado llevar pan. Solamente tenían uno en la barca. 15 Jesús les recomendó:— Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y de Herodes. 16 Los discípulos comentaban unos con otros: “Esto lo dice porque no hemos traído pan”. 17 Pero, dándose cuenta de ello, Jesús les dijo:— ¿Por qué estáis comentando que os falta el pan? ¿Tan embotada tenéis la mente que no sois capaces de entender ni comprender nada? 18 ¡Tenéis ojos, pero no veis; tenéis oídos, pero no oís! ¿Ya no os acordáis 19 de cuando repartí cinco panes entre cinco mil personas? ¿Cuántos cestos llenos de trozos sobrantes recogisteis? Le contestaron:— Doce. 20 — Y cuando repartí siete panes entre cuatro mil personas, ¿cuántas espuertas de trozos sobrantes recogisteis? Le contestaron: — Siete. 21 Y Jesús les dijo: — ¿Y aún seguís sin entender?

Al no traer pan, el alimento básico y necesario para la vida, ellos podrían estar tentados a volver sus ojos y su corazón a los fariseos (una religión disidente y alterna de la institución oficial, pero al fin, un sistema religioso basado en reglamentos y rituales, suficientemente rica para comprar el pan prescindiendo de Dios) o a Herodes, que daba “beneficios” materiales a cambio de lealtad política y de un pensamiento acrítico.

Los discípulos debían vivir dependiendo de la providencia de Dios. Esta providencia los haría libres de las promesas y/o regalos a cambio de lealtades.

Jesús dice que hay que cuidarnos de la levadura de los fariseos y de Herodes. En este caso, la levadura significa una ideología política y un imaginario religioso alejado del proyecto del Reino de Dios. ¡ Política y religión! Ambas cosas son el germen, capaces de transformar el pensamiento y luego las acciones de aquellos que todavía están en discipulado. ¡Cuidado! Podemos comenzar a ser tentados con el hecho de promover el neoliberalismo o cualquier otra ideología política, para así conservar o soñar con ingresar a una corriente de desarrollismo económico. O bien, convertirnos a una religión que nos promete el cielo, riquezas fabulosas y mucho bienestar a cambio de “nuestra alma”, nuestra vida, lo que somos o podríamos ser.

Por eso Jesús les recuerda los hechos previamente acontecidos y de los que ellos han tomado parte. Las doce canastas como numero simbólico de que todos, sin excluir a nadie pueden ser satisfechos. Y el siete como el número perfecto, es decir, que El Padre que todo lo ve, cuida de todas sus criaturas. La respuesta de los comensales a El depende de como han permitido que su levadura, la levadura del Reino los fermente, es decir, los transforme en algo nuevo.

Las cristiandades actuales, “post-cristianas”, ¿Han perdido el rumbo?, ¿Han dejado de creer en el Reino que está y que viene?, ¿Han dejado de pedir: “venga tu Reino”? La adhesión de los cristianos al nacionalismo, al clasismo, a la discriminación social y étnica (“racismo”). Sus xenofobias. Su adhesión a idearios políticos muy, pero muy alejados de la ética de Jesús. Sus constructos de Iglesias “cristianas” sin el molesto Jesús de Nazaret (¡No se predica la enseñanza del Maestro!) su apasionada veneración por mammón, su indiferencia al sufrimiento del prójimo, su decidido apoyo a la violencia institucional, todo ello revela que sí. Que un día la cristiandad se descuidó y que la masa sencilla y buena que estaba ordenada a calmar el hambre de la humanidad, se dejó penetrar por la levadura de los fariseos y de los Herodes.

*Pastor Menonita, Chihuahua. México


 

Loading

Esta semana oramos por:

Banner wiki

2010 Amlac.